Logo CF Gestión

Pedir Presupuesto

ISO 37001: Antisoborno

¿Qué es la ISO 37001?

Es un estándar internacional que indica una serie de requisitos para implementar un Sistema de Gestión antisoborno basado en buenas prácticas contra el soborno y que son reconocidas a nivel global.

Incluye, por tanto, la mejora continua del Sistema de Gestión mediante su seguimiento y control.

¿Qué tipo de soborno aborda el estandar?

La norma contiene directrices para abordar el soborno por parte de los funcionarios de la organización a organizaciones privadas o del sector público, que es lo que conocemos como soborno activo. Pero también se enfoca en el soborno pasivo, que es aquel que proviene de otra organización, y en el que la receptora de la prebenda o el beneficio es la organización o algún empleado de ella.

ISO 37001 no aborda específicamente el fraude, las conductas monopolísticas, la cartelización, el lavado de activos, el robo, u otro tipo de prácticas corruptas. Pero esto no impide a una organización, por iniciativa propia, ampliar el espectro y el alcance de su sistema de gestión, para tratar estos y otros problemas.

¿Quiénes pueden utilizar la ISO 37001?

ISO 37001 puede ser utilizado por cualquier organización, grande o pequeña, ya sea del sector público, privado o voluntario, y en cualquier país. Es una herramienta flexible, que se puede adaptar de acuerdo al tamaño y naturaleza de la organización y al riesgo de soborno que afronte.

Solicita más información

8 + 12 =

¿Cuáles son los requisitos de la ISO 37001?

Los sistemas de gestión antisoborno ISO 37001 alcanzan la conformidad con la norma al cumplir con una serie de requisitos, que en su estructura, son muy similares a los exigidos por otros productos de ISO:

  • Una política antisoborno que prohíba el soborno.
  • La expresión de liderazgo, compromiso y responsabilidad.
  • Comunicación de la política a los empleados, los socios comerciales y otras partes interesadas.
  • Nombramiento de un responsable para supervisar el programa.
  • Controles de personal y formación.
  • Evaluaciones periódicas del riesgo de soborno al que está expuesta la organización.
  • Evaluaciones de debida diligencia en proyectos, socios comerciales y proveedores.
  • Implementación de controles antisoborno.
  • Implementación de controles financieros y no financieros apropiados para prevenir el riesgo de soborno.
  • Informes, monitoreo, investigación y auditoría.
  • Acción correctiva y mejora continua